martes, 12 de agosto de 2008

Gaseosas Cola

-El señor Fuentes, iba todos los días al almacén del barrio a comprar una gaseosa cola.
- En su casa destapaba la botella de gaseosa , la ponía en un plato de comida para perros.
-luego comenzaba a lamer su cola con muchas ganas.
-Pero un día cuando fue al almacén de la esquina en busca de su gaseosa, se encontró con la novedad : había desabastecimiento de colas.
- Comenzó a recorrer los almacenes en busca de una cola.
- Todos los negocios estaban desabastecidos.
-volvió a su casa, se calzó unas buenas zapatillas, y salió a caminar otros pueblos.
- al cruzar una ruta, tropezó con la fábrica de gaseosas cola, clausurada.
- su vida ya no tenía sentido sin su gaseosa
-Desesperado retornó a su casa.
- Ya en su casa, comenzó a lamer el plato de comida para perros, buscando aquel sabor tan apetecido.
-Sólo quedaba el gusto ácido de una vieja cola, consumida hacia tiempo.
- Decidió entonces sacar una solicitada en el diario, para aunarse con todos los que estaban en su misma situación.
- Fueron pasando los días sin obtener respuestas.
-Cuando sus fuerzas se iban agotando resolvió llenar el tachito de plástico con trocitos para perros.
-comenzó a masticarlos.
- Estuvo dos largos años masticando diariamente esos trocitos.
- Su vida era monótona y aburrida-
-Hasta que un día salió al jardín y miró hacia el parque de la casa de al lado.
- Fue así que descubrió a la perra rotwailer de su vecina
- se enamoró perdidamente de ese animal negro y macizo
-Ahora tan enamorado pudo por fin olvidarse de los placeres de antaño.

Ade

1 comentario:

josé dijo...

Quién dice que las costumbres exageradas esclavizan?, me gusta este ejemplo ADE, que yo asimilo para ese costado, sí!