miércoles, 1 de octubre de 2008

Un blues


Un blues la despertaba por las noches. Ella dormía siempre con la radio encendida, baja como susurrando.
Cuando de madrugada, comenzó a sonar una melodía. Una vos di fónica cantaba. Lo increíble era el sonido de la armónica que se fue colando en la oscuridad, en la radio, en su cabeza. La armónica repartió melodías en las ventanas, en el cielorraso, se metió debajo de las sábanas, estremeció los pliegues de la almohada, ahuecó las paredes, entró y salió del velador apagado, arañó los preludios de los sentimientos, lo abarcó todo. Todo.
-Despertá ( murmuró) – Despertá, aquí estoy, oime, sentime, tocame.
- Tengo sueño (ella contestó)
- Despertá, conoces bien esta melodía
- Si, la conozco, pero no quiero escucharla…
- Querés, pero te asustan los recuerdos, recorda, revivime, tomame, dejame entrar en tu alma, no me alejes…
- Tengo sueño, andate, mi alma es mia, no lográs llegar a ella de nuevo. Apagaré la radio.
- No podés apagarla, no querés apagarla, escuchame, aquí estoy, no me alejes…
Y el blues seguió sonando, se coló en las profundidades.
Esto sucedió noche tras noche.
Una mañana busco el número telefónico de la FM, quiso saber como se llamaba esa canción que habló de “vacaciones por un día”
Era el “ blues de la amenaza nocturna” de Manal. Cortó el teléfono. Se quedó sentada. Recordó. Se le erizó la piel.

Ade

3 comentarios:

ganya dijo...

me encanta cuando las canciones nos hablan

josé dijo...

Ade el blus (como me gusta decir) tiene misterios que escapan a lo racional, me gusta esta senda sinuosa de pensamientos flotando..(¡Vamos Manal, Claudio Gabis, Aljenadro Medina y Javier Martínez), a mi me gustaba mucho "No Pibe" y "Avenida Rivadavia"

Adrianina dijo...

Se puede percibir la música al leerlo. Da como cosquillitas, muy real.
En cuanto al cuadro de la entrada anterior, es muy bonito. Y al leer tu respuesta, te felicito por la mención que obtuvo.
Perfecto ensamble entre pintura y escritura.

Un beso y buen finde
Adri.-