miércoles, 30 de julio de 2008

Marumba 1

Marumba


Recién acostado, después de un día insoportablemente inoportuno, empezó a dormitar, de a ratos.
La casa parecía deshabitada de almas, sólo se escuchaba el ululante ruido de la tormenta, que para esas horas se desataba incontrolable.
En el silencio sepulcral de la noche, el viento y el aguacero verbeaban palabras y sonidos. De repente, un ruido fuerte, confuso, lo despertó . Se incorporó sudando. Ya más despierto advirtió que el ruido provenía de la planta baja. Comenzó despacio a transitar las escaleras, cada escalón era un crujido extravagante.
Creyó escuchar el golpe de una ventana mal cerrada, pero algo lo hizo detener. La noche parecía repetir una señal . Trato de afinar sus sentidos y ahí fue cuando claro y preciso se escuchó: “.Marumba”….
Marumba, parecía salir de las paredes, Marumba petrificaba al cielo raso de madera, Marumba se metía dentro de su cabeza, Marumba retumbaba en los pasillos…..
Se apresuro a cerrar la ventana. Y en ese instante, apareció delante de él un enorme gallo rojo que lo miró con esos ojos amarillos de gallo rojo; desafiándolo. Sintió un leve cosquilleo helado recorriendo su esqueleto, inmediatamente se repuso y trato de capturar a aquella criatura gigante. Estiro los brazos, con rapidez, y atrapo en cuestión de pocos segundos, decididamente, el vacío.
Ade

2 comentarios:

Adrianina dijo...

Impacta tu Marumba Ade. Marumba una y mil veces.
Me gustó mucho.
besos, te sigo leyendo.-
Adria.-

Anónimo dijo...

excelenteee, me encanta marumbaaa!
eeh Jime