martes, 25 de noviembre de 2008

Ante mi

Y empecé a contar, y conté alegrías, sonrisas, lágrimas. Y seguía contando, escalones, ventanas, vidrios partidos, y seguía contando…colegios, horas de espera los miércoles cuando regresaban del campo de deportes, y seguí contando. Lágrimas, sollozos, angustias y penas, pero seguí contando. Amigos en reuniones, vinos, gaseosas, chicos gritando, jugando. Pero seguía contando. Asados en el fondo, colchonetas en el agua, reposeras al sol. Y seguí contando. Ingrid, Nanim, Morita, Martina…. Y seguí contando. Pasos en la escalera, golpes en las ventanas, tormentas que arrancaban ramas, vientos fuertes, brisas apaciguadas. Otoños, inviernos, primaveras y más verano. Y seguí contando adolescencias, mentiras, confesiones, verdades, ilusiones, grupos desconocidos que ejecutaban música, carpetas, libros, trabajos prácticos. Fiestas de cumpleaños. Viajes de egresados, sonrisas, carcajadas, aventuras, algún llanto. Y seguía contando. Un portón de cien años, una puerta cerrada, estufas calmando fríos, ventiladores prendidos, sillones, pisos, techos y cortinas con volados, que suprimí algún día para seguir contando. La cocina una mesa, la ventana al jardín, horas eternas mirando como buscándome, pero seguí contando. Tantas cosas tan nuestras que me perdí en la cuenta para seguir contando…

Ade
v

5 comentarios:

Nanu dijo...

Ade>
qu[e bellezade poesía y cuanta vida atrás.

Yo creo que es imposible que te hayas perdido en esa cuenta, más bien me parece que te encontraste. Sólo que ahora habra que armar cuentas nuevas


Espero que andes bien Ade, se te extraña muho los jueves. ES muy lindo leerte

Besos

Vanina dijo...

ay Ade.. que lindo texto te ha quedado con la mezcla de años, días, miles de momentos.
cuán llena puede estar la vida que vivimos. qué infinita es la cuenta de lo que podemos contar. y seguro ni nos detenemos a observar la maravilla de esa experiencia.
que la cuenta infinita te alimente y te ilumine para lograr un balance que te reconforte, más que agobiarte.
abrazos

M. Jose dijo...

En esta vida, todo es un suma y sigue mientras repetimos y repetimos lo mismo...en eso se nos va todo y no terminamos nunca por hallar lo más importante...
Un beso Ade
mj

josé dijo...

Vamos amiguita del "bronx" de Adrogué, siempre sigo tus rastros pregrinos y hoy pude leerte nuevamente, y me agradó ese enumerar cosas como en una película de Chaplin a mil por hora y revoloteo de bastón, tal cual es la vida que se nos mete por la mirada y dejamos entrar todo hasta enloquecernos y quedar para el borda, verdad?, nos vemos piba y cuidate en tu selva.

Marcela dijo...

Tantas cuentas, para un cuento tan lindo. Se me ha dado por contar cosas, pero siempre me pierdo.
Beso.