martes, 30 de diciembre de 2008

Invierno del 72

El la vio cuando cruzaba la estación
Ella caminaba suelta, como volando
El la abordó en la vereda
Ella le sonrió sorprendida y le dijo “hola”
En la cara de él la sonrisa picara conservada por años
En los ojos de ella , invierno de 1972
El la siguió mirando
Ella lo invitó a tomar un café a su casa
El acepto complaciente
Ella se adelantó unos minutos
El se subió a su coche y estacionó cerca
Ella lo vio venir desde la ventana
El toco el timbre
Ella abrió la puerta y le dijo, pasa
Se sentaron casi uno frente al otro
Ella preparó esos mates lavados

que le salían tan bien
El la miraba fijo
Ella lo miraba como seduciendo al tiempo
Conversaron largos minutos y horas
El no dejaba de masticar suavemente algo
Ella le pregunto: ¿ tenés un media hora?
Y estallo en carcajadas
El sonrió y seguía observándola
Se miraban a través de los años
Las sensaciones eran placenteras
El tenía que irse, ya era tarde
Ella lo acompaño hasta la puerta
El muy nervioso la abrazo
Y se robaron un beso
El se fue
Ella se quedó soñando
El se vio como de veintiuno
Ella de diez y siete

Ade

14 comentarios:

Nanu dijo...

Y estas historias que son tan del 72 como del 2009 que se acerca, porque los mates nunca son suficientemente lavados o nunca terminan por lavarse , porque siempre alguien llega tarde y nunca-jamás se abandonan los 17


Que lindas tus historias y poder leerte Ade


un besote!!!

Robel dijo...

muy diuscreto, muy simple pero muy complejo!!!

Nada es tan simple como lo vemos.

Roebl

Robel dijo...

muy diuscreto, muy simple pero muy complejo!!!

Nada es tan simple como lo vemos.

Roebl

M. Jose dijo...

Y es así Ade, lo que cuentas es así...
Yo también te deseo lo mejor para el 2009 y contenta de que pases, como tú dices, a ratitos por mi vida. Gracias y un enorme abrazo
mj

josé dijo...

Que hermosa ternura Ade, mi piba amiga. Esa parte donde tu dama le dice a el si tenía un "media hora" en la boca, me hizo reir con ganas porque son esas cosas que cuando no sabemos que decir se nos vienen de golpe y la largamos. Muy linda esta historia cortita, dulce y entradora. Un beso ADE y el saludo de fin de año ya está cumplido desde ambos. Mañana escribiré algo que siento que debo escribir antes que se vaya el año. Unos violines me están matando, estoy melancólico y extrañando ausencias, no lo puedo evitar. Te lo cuento porque sabes de eso, somos como del mismo palo no?. Así nos conocimos. chau y cuidate en tu selva, hermanita de Adrogué.

Uno más en el mundo dijo...

ella se quedó soñando
y en el sueño la vida era otra
pero era la misma

gracierrecart.i dijo...

Ade, Gracias como siempre por tu presencia en mi gitanerío...últimamente tan poco frecuentado por mi alma que se fuga la muy osada y me deja sólo cuerpo y ojos para los demás.
Excelente tu textualidad. Me gusta lo que hacés. TE espero siempre con mis gitanos y espero cnocerte en este 2009 que amaga con llegar.
Abrazo grande,
Gracie (Gitanita)

VERDE dijo...

Ingeiosa manera de narrar un encuentro. Saludos y sonrisas.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Me encanta, me gusta mucho tu estilo. Agradezco además tu visita porque hizo posible que viniera a verte. Ya está, no me voy más.
Gracias.
Muchas gracias

REL

Nelais dijo...

Ella sabe que los años no mutan la esencia de los mates lavados, los caramelos,los besos en puerta, la integridad de una mujer maravillosa


beso diosa!

José Galeano dijo...

Un encuentro, una sola vez.
Bella historia.
Besos, Ade.

Marcela dijo...

Hermoso. Esos encuentros que quedan grabados en la memoria y que con el tiempo parecen crecer.
Que tengas un muy buen año.
Besos.

Ivanov dijo...

bella historia ojala tuviera capitulo 2. saludos

zeta dijo...

Pues sì, màs que un poema es una historia, mejor dicho, aclaro, es un poema èpico, de los modernos. Descuide, la entrada no es ninguna carta para alguien, no, es una ficciòn, la otra parte de esa ficciòn està antes: yo si andara en lo mismo tratarìa de decirlo y ya. Besos, gracias por su visita.