sábado, 3 de enero de 2009

Patética

Contar la historia de Ana, era un desafío. La historia de él y de Ana. Necesitaba escribirla, tenerla gravada en algun sitio. Su historia con Ana.
Ana que no entendía que era hombre. Que a los hombres no le gustan los compromisos. Que los hombres sólo quieren coger. Ana y sus ganas de que él la quisiera. El la sentía y mucho. En la cama la sentía.
Manuel necesitaba ahora que Ana se había marchado, contar y contarse.
Le costo conquistar las caricias de Ana, mucho. Pero nada era imposible cuando Manuel resolvía conquistar.
Ana, tan especial. Ana y sus lágrimas. Ana y su reír a carcajadas.. Ana llenaba todo. Ana y su seducción innata, Ana y su alma bohemia. Ana, las caricias de Ana que ardían en los huesos. Sí Ana.
Jamás permitió que ninguna mina le cagara la vida. Y ahí estaba ella, con sus ojos tristes, con sus ojos llenos de estrellas. Ana, pasión, toda pasión. Ana que podía llegar a enseñarle de que se trataba eso de amar. Nunca. Su historia con Ana era patética. Ana era patética pretendiendo que él la amase. Si él la amaba, en la cama, cuando cogían. ¡Como la sentía en la cama!

Ade

4 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Ana estaba confundida, no sabía traducir bien ese idioma que inventaba del amor-peluche.
Muy bien, Ade, sos un fenómeno en la oficina de reclamos del amor.

Besos!

REL

MGT dijo...

Caray, diste al clavo.

Todos tenemos nuestra Ana, y mi Ana es muy especial, aunque yo no se lo demuestre.

Máximo Ballester dijo...

Ana y Manuel -aceite y vinagre- se unían en una vinagreta -la cama- pero ambos, de sabores diferentes, actuaban disociados. Y, se sabe, lo que no complementa (no es el caso del aceite y el vinagre) separa.
Me abrazo a Ana. Cuánta razón tenés, Ade, al contar ese patetismo de Ana al pedir que la amen. Me dio desesperación y ternura.

Un beso.

ade dijo...

- Esta es la historia de Manuel, quizá Ana no necesitaba lo que Manuel creía. Quizá Ana ahora ete muy bien. Quizá a Ana la vinagreta le produzca una sensación desagradable en el momento de tener que lavar el bols. Ade