miércoles, 21 de enero de 2009

Algún día ( desde la trastienda)

Cambiarías las cosas, cuando me encuentres algún día?
Creo que forzaría la ventana que te oculta mi cara
Seguramente abriría ambas hojas y te vería desde afuera,
Que te parece? Hay olor a lluvia, responderías riendo
Hay olor a tierra mojada, te diría
Hay perfumes a vida, olores penetrantes, la luz de la mañana
Las sombra de tus brazos
La ilusión recobrada
La timidez de años
Forcé ya tu ventana y te encontré ahí dentro
Me sonreí de apoco
Me reflejé en tu ego.

Ade

10 comentarios:

sonoio dijo...

QUE BUENA IMAGEN LA DE REFLEJARSE EN EL EGO DEL OTRO, ESO HABLA DEL AMOR DE ESE OTRO HACIA UNO...BUENO CON EL ODIO SUCEDE LO MISMO

José Galeano dijo...

Qué lindo es vivir ¿no?
JOsé G.

Abaddon dijo...

Abaddon se encuentra debilitado emocionalmente... Tus escritos me sensibilizan, pero es un bálsamo de éxtasis leerte...

Mis felicitaciones nuevamente Ade..

Abaddon.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Juego de espejos, tentación de refugiarse en la imagen pero vivir a pleno.

Abrazo, Ade

Lilya Nuratis dijo...

Son una delicia sus escritos de la trastienda...

hay corazones que mueren por un beso, pero son invisibles...

y hay corazones que estan garvemente enfermos de perseguir invisibilidades...

la sigo con ansias querida... fue magico encontrarla..

Besos
Lilya

amor dijo...

encantador el poema, siento complicidad y cariño, y quiero más

Ivanov dijo...

abrir mi ventana,,, buena idea

Itzia, la del cabello largo e ideas cortas dijo...

La ultima frase fue perfecta.

RECOMENZAR dijo...

Tremendo de bueno tu texto
saludos desde el frío de miami

Gabiprog dijo...

Las trastiendas no son malas, sobre todo si hay ventanas y puertas...

;-)