lunes, 19 de enero de 2009

Tras

Transité,
sin quererlo,
las calles del repaso.
Me plegué un poco
Surgí.

Tras las baldosas:
mi cuerpo

Traté de retener
tus formas,
surgían complicadas
Calcule,
tranquila,
las distancias
Descubrí
que no hay distancias
que inmovilicen
recuerdos.
Ade

7 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

No hay distancia que inmovilice los recuerdos, pero tomar una distancia suficiente los hace más pequeños.
Tu poema anterior lo edité en mi sidebar y este tiene la misma potencia y belleza que aquel...es hermosa tu forma de expresión, Ade.
Besos, amiga, poeta.
REL

Lilya Nuratis dijo...

alguna vez lei "la distancia es un estado del alma"... seguramente los recuerdos tambien lo sean...

es maravilloso apsar por aqui cada noche.

Besos
Lilya

sebote dijo...

Sostengo que los recuerdos son totalmente articulados, tienen forma, olorcito, peso, color...
Me encantan tus textos; voy a estar pasando seguido, ya que te agregué a mis blogs favoritos.
Oliverio me delira!
Abrazos de calesita!

TORO SALVAJE dijo...

Los recuerdos son libres.
Con el tiempo incluso mutan.
Son mágicos.

Besos.

David dijo...

Quizá sea como "Memento", aquella gran película, que, por sino la conoces, ya tardas en verla...
Ahí lo dejo...

Gracias por pasar por mis espacios. Me adhiero al tuyo y nos leemos. Y, como bien dices, volveré, seguro volveré cada semana para leerte!!
uN SALUDO!!

Mr. X dijo...

Hola Ade!
Transitar las calles de los recuerdos a veces nos hacen descubrir sensaciones que en su momento pasaron inadvertidas. A la vez, los recuerdos mutan junto con nuestra propia vida.
Besos!

Lucila Flores dijo...

Sigo navegando, en este mar y encuentro tu blog. Leo el primer poema hacia la proa "transité/ sin quererlo" y me vi sin balsa ni barco, esta búsqueda de palabras es infinita... sigo leyendo, "las calles del repaso" y la memoria abrió los recuerdos de mis pisadas.

Que lindo encontrar este blog, me llega tus palabras Ade, te sigo leyendo!

Saludos!
Lu