jueves, 6 de noviembre de 2008

Mi luna roja


Lo pensé, si, pensé en abandonar “ mi luna roja”. Especulé con no subir más a esa escalera. Dejarla ir. Desertar. Después de madurar la idea… tomé la decisión de seguir contemplando el cielo en donde vive y me estremece y me seduce.
Abandonar mi luna, es abandonar mis sueños. Seguiré con mi luna roja. No quiero despedirme. Se que ella también me extrañaría.

Ade

3 comentarios:

josé dijo...

Me dio una tremenda alegría leer esta declaración del alma, o del corazón, pero decididamente de mi amiga de la empedrada Baires que ya nos es, pero donde aún es posible amar, y se que lo vas logrando ADE. Un abrazo de tu amigo del primer día.

Mar dijo...

No se abandona la luna... Muy lindas palabras. Beso.

Adrianina dijo...

Ade: En lo particular, me alegra y mucho que sigas subiendo la cuesta.
Hermosa pintura, bonitos colores, el cielo de fuego. Mucha pasión amiga.
Un beso grande.:)