sábado, 31 de mayo de 2008

prisionera

La casa grande vive,
es tan enorme,
que puede ocultarse
o expandirse,
perversa acecha
no mide; en consecuente
invade penas,
atrapa lo que quiere.
Me tiene presa
no alcanzo a desatarme,
mas de cien años
vibrando en las paredes,
mil soledades
habitan sus pulmones,
su corazón
es de cortezas duras
y en su escalera
se rien los fantasmas.
Ade

2 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

liberala!!!

muy bueno

zeta dijo...

- DEbe ser una sensación horrible sentirse perseguido y equivocarte en la huida. Cuando yo era pequeña soñaba que me corrian y al querer correr quedaba pegada a las baldosas sin poder moverme, era una pesadilla espantosa!!!!!Chau y hasta la proxima.

Debe serlo, al final la persona debe huir por considerar su momento final; y respecto a su sueño me encanta, lo voy a escribir más tarde en un cuento, besos, nos leemos, chao.